.
E. A. Sutherland
Resolviendo el problema de estudiantes de sostén propio y hacer de clases vocacionales como parte del currículo de trabajo.

En la ciencia de educación cristiana, estudiantes de sostén propio son muy predominantes. El Espíritu de Profecía dice:
Mientras estudian, muchos alumnos recibirán una educación más valiosa si se sostienen a sí mismos. En vez de incurrir en deudas o depender del sacrificio de sus padres, los jóvenes de ambos sexos deben depender de sí mismos. Así apreciarán el valor del dinero y el tiempo, las fuerzas y las oportunidades, y estarán menos expuestos a la tentación de adquirir hábitos de ociosidad y derroche. Las lecciones de economía, laboriosidad, abnegación, administración práctica de los negocios y firmeza de propósito que así aprendan, constituirán una parte importante del equipo necesario para librar la batalladle la vida. – Educación pag.198

Los israelitas consideraban la preparación industrial como un deber… Se enseñaban diversas industrias en las escuelas de los profetas, y muchos de los estudiantes se sostenían por el trabajo manual. Consejos para maestros pág. 263

Los estudiantes han estado…aprendiendo a ser de sostén propio, y una entrenamiento mejor que esto no podrían recibir.”

Appeal for the Madison School
Hablando del problema del apoyo para los estudiantes, desearía tener tiempo para mencionar el excelente trabajo de las instituciones vecinas, Emmanuel Mission College y la Southern Junior College, pero el tiempo es corto, y yo se que naturalmente esperas que hable de mi experiencia en Madison.

Al fundar la escuela de Madison fuimos instruidos por el Espíritu de Profecía a desarrollar una escuela que daría a sus estudiantes una oportunidad para ganar los gastos escolares, para que ellos fueran misioneros de sostén propio; y que ningún entrenamiento, nos dice el “testimonio”, es más importante que este.

Estamos ubicados en el campo del sur, donde hay necesidad de misioneros de sostén propio. Si nuestros obreros deben sostenerse en el campo, ellos deben de ser educados y probados en el sostén propio mientras se entrenan en la escuela. Hoy estoy listo para decir que el sostén propio de los alumnos es posible. Nuestros estudiantes pueden cubrir los gastos de nuestra escuela como la alimentación, rentar el dormitorio, lavandería, etc. Por el trabajo al mismo tiempo que toman el entrenamiento. Madison ha desarrollado actividades que apoyaran a doscientos estudiantes continuamente durante el año. Lo que antes era un acto de Fe ahora es una realidad. Y no solamente se están sosteniendo así mismos, sino que la institución está apoyando su fuerza de aprendizaje. Amigos han ayudado con donaciones, pero estos regalos han sido utilizados para equipos, no para cubrir sus gastos de operación.

Uno de los elementos primordiales en una escuela que le da a los estudiantes la oportunidad de sostenerse solos es una fuerza de trabajo que tenga fe en el plan, un propósito definido, y las cualidades para mantenerlos juntos hasta que el grupo se ha convertido en una reconocida potencia de y trabajo en la escuela.

Para garantizar eficacia en el departamento de obra manual, el director debe entender el negocio, debe ser apto para enseñar, debe de tener tacto y paciencia, debe ser puntual, científico, y profundamente fundado en el amor de la verdad. Debe estar en simpatía con los otros departamentos de la institución, y dispuesto a trabajar en la cooperación cercana con ellos. Debe ser un buen disciplinador, y debe tomar la correcta actitud hacia aspectos de preocupación publica en nuestra escuela, como la dieta, reforma del vestir, y problemas sociales de estudiantes con maestros.

Hago hincapié en la capacidad de enseñar, ya que nos encontramos con algunos hombres que son buenos comerciantes y administradores que son maestros débiles en las industrias. Y nosotros encontramos maestros que no son fuertes cuando se refiere al trabajo práctico de un departamento industrial. Para obtener mejores resultados, necesitamos directores que sean ambos, buenos maestros y trabajadores eficientes.

La antigua ley  y estudiantes médicos leen la ley o medicina bajo la práctica de abogado o medico, y mucho fueron inminentes en su profesión. El sistema de aprendizaje ha dado camino para sistematizar en la escuela para el desarrollo de los hombres de profesión. Nuestro entrenamiento de obreros se quedaría corto del ideal mientras seamos obligados a conducir las industrias en el sistema de aprendizaje antiguo, pero aun el sistema trae mejores resultados que el método de aprendizaje puramente intelectual
 
Necesitamos maestros con amor por, espíritu por, la idea de sostén propio; que tenga salud, nervio, coraje, visión, y la voluntad, como Dr. Finney de Oberlin solia decirle a sus estudiantes, “vayan donde sea que el deber llame si es necesario, pero con una mazorca de maíz en el bolsillo.”
 
Para encontrar tales hombres y mujeres en los cuales formar una facultad manual de sostén propio en la escuela de entrenamiento es un problema. Hemos sido obligados a usar hombres con una o más cualidades excepcionales y luego entrenarlos.

Una vez, cuando nos quejamos con la Hermana White de la escasez de maestros para la industria, ella respondió que no había nadie más a quien culpar que nosotros mismos, no hemos sido diligentes durante todos los años de nuestro trabajo en la escuela para entrenar a maestros de este tipo o trabajo educacional.
 
En orden para que la escuela de trabajo manual tenga éxito, es muy importante que sea bien ubicada. En este aspecto leemos en este nuevo libro, Fundamentals of Christian Education (fundamentos de la educación cristiana) pág. 312:
“Nunca puede la educación adecuada ser dada a los jóvenes en este país o en otro país, a menos que estén ampliamente separadas en gran distancia de la ciudad.”

Los estudiantes deben tener tierra para cultivar. Los estudiantes junto con los maestros deben de hacer la agricultura, y no dejarla para ayuda contratada. Una escuela de labor manual pago un sueldo más alto al exterior para cosechar los frutos que  lo pagado a los maestros; y cuando los estudiantes regresaron de las vacaciones, la escuela no tenía suficiente trabajo para cubrir sus gastos. Eso enfatizaba la necesidad de todo el año de la escuela, s las industrias deben ganar el apoyo de la escuela y de los estudiantes. No pueden haber grandes periodos de vacaciones, y en ningún momento puede el trabajo de la escuela ser suspendido.

Madison tenía una finca de aproximadamente 5,000 acres. Estaba dividido en tierras para agricultura, jardines, huertos, tierra para pastos. De estas divisiones, incluyendo también los lácteos, aves de corral, abejas, etc... Hay 8 hombres al mando, quienes forman un grupo responsable conocido como el Comité de Producción de Alimentos. Estoy hombres se les dio poder y autoridad para operar las variadas industrias de la finca, y son responsables del trabajo didáctico de los departamentos.
Cada uno de estos directores tiene con ellos un grupo de estudiantes a los cuales se les ha asignado responsabilidades definidas, y quienes atendían las reuniones del Comité de Producción de Alimentos. Algunos de estos estudiantes muestran una habilidad marcada y su asociación con los maestros era un continuo estimulo para los instructores para mantener los estándares y trabajo por progreso tanto en la instrucción y en métodos de trabajo.

La necesidades de la situación nos guio a adoptar este método de seguir adelante con nuestros departamentos industriales, pero encontramos que es sancionado por el espíritu de profecía, que nos invita a hacer usos de los estudiantes avanzados como asociados con los maestros de trabajo de tutoría. Este es un entrenamiento valioso para hombres que después serán llamados a liderar en la iglesia y en trabajo misionero.

Después de probar en vano encontrar hombres grandes para encabezar algunos de estos departamentos importantes de la escuela, he llegado a creer que después de mucho de nuestro trabajo industrial tendrá que ser llevado de esta manera. Este plan de proyecto en educación ha traído a nuestra escuela al punto donde es reconocido por aquellos en nuestro estado los cuales están llevando hacia adelante la educación vocacional bajo el acta de congreso  Smith-Hughes.

Más adelante, refiriéndose al quipo: los edificios deben ser construidos económicamente, y en su mayoría por los alumnos y maestros. Hay un estilo arquitectónico de la ciudad y uno rural, y la escuela en el campo debe ser adaptada a una escuela rural.
Herramientas, maquinaria, suministros, etc—deben  suficientes para llevar las industrias y compañías que el Señor no ha dicho deben de estar conectadas con nuestras escuelas.

Al escoger la ubicación, mantengan en mente las actividades al aire libre de los estudiantes, al igual de la relación del mundo externo con la institución de aprendizaje y salud. La escuela debe estar lo suficientemente lejos de la ciudad para escapar de la atmosfera contaminada, pero también cerca lo suficiente para atraer pacientes para el sanatorio, y cerca lo suficiente para que los estudiantes puedan llevar a cabo actividades misioneras en la ciudad, tales como cafeterías vegetarianas, cuartos de tratamiento, trabajo de literatura de salud, circulación de literatura, Obra Bíblica, etc...

Habiendo adoptado la política que la escuela debe entrenar estudiantes en sostén propio, los maestros están orientados a estudiar las actividades que el Señor dice que deben estar conectadas con nuestros centros educativos... Acerca de lo que sigue, dice este mismo grupo:
  1. La finca y todas fases de agricultura y mecánicas de la finca, que los estudiantes puedan aprender a proveer el alimento que ellos consumen, y construir todos los edificios necesarios.
  2. Un sanatorio que maneja los enfermos de afuera de la familia escolar, y entrena a los estudiantes en genuino trabajo medico misionero.
  3. Facilidades para la manufactura y venta de los alimentos saludables y enseñanza de la reforma dietética.
  4. La manufactura y reparación de vestimenta, muebles, y otros artículos necesarios para el confort.
  5. Un departamento de imprenta.
  6. Centros de luz y actividades misioneras en la ciudad, tales como cafeterías vegetarianas, cuartos de tratamientos, tiendas de salud, escuelas de salud, etc.
Hemos sido dichos que un sanatorio debe de estar conectado con todas nuestra instituciones educativas grandes. Hay maravillosas ventajas en la cercana asociación de estas dos instituciones. Desde el punto de vista del material es una combinación lucrativa.

Los sanatorios producen un mercado hogareño de lo se produce en la finca, jardines, huertos, y para los lácteos y productos de aves de granjas, y buenos precios sin el gasto de mercadeo o competencia con los mercados de la ciudad. También facilita labor más lucrativa, y es la fuente de grandes entradas de efectivo.

Desde el punto de vista educativo, ambos sanatorio y escuela son beneficiadas por el trabajo cooperativo institucional. Pacientes en el sanatorio rural, y en proximidad con las actividades de la escuela, se interesan más en el trabajo, y su actitud mental es cambiada hacia problemas de la vida y trabajo manual. Esto es especialmente cierto en el Sur, donde la dignidad de labor no ha sido exaltada como debe de ser. La atmosfera completa del cuerpo estudiantil y maestros están comprometidos en trabajo útil, y eso como parte del programa educacional, los llama, los eleva y ennoblece la labor en sus ojos.

También hay un contacto personal con gente cristiana en este tipo de instituciones que es difícil encontrar en otro lugar. La asociación cercana de los pacientes con activos, vigorosos, estudiantes con mentalidad espiritual, es un constante motivados para los pacientes, y similar a otros tratamientos. Y la asociación de estudiantes en entrenamiento con los pacientes, muchos de ellos refinados y personas de influencia, estabiliza los estudiantes, les dan la sensación de que ellos tienen un trabajo en el mundo dado por Dios, y que ellos están en el trabajo del Señor mientras son entrenados. Y esto estimula el crecimiento espiritual y al desarrollo.

Esta asociación cercana de los pacientes del sanatorio con la escuela en Madison guio naturalmente el desarrollo del trabajo en la ciudad en Nashville. Pacientes regresando a su casa con el deseo de continuar con su dieta del sanatorio; algunos de ellos querían continuar con tratamientos, y por lo tanto la cafetería y cuartos de tratamientos fueron abiertos. Alrededor de quince jóvenes y señoritas de la escuela van a la ciudad diariamente. Allí entran en contacto con las mejores personas. Ellos se mantienen en principio; y son maestros en una manera amplia y vitalmente. Entonces el sanatorio y las compañías en la ciudad abrieron en su mayoría naturalmente la avenida para presentaciones siguientes de la verdad que tenemos en el mundo.
Nosotros no podíamos alcanzar contratar ayuda externa para ayudar a llevar a cabo estas empresas, pero podíamos hacer un negocio lucrativo, lucrativo especialmente desde el punto de vista educativo, cuando utilizamos mano de obra estudiantil.
Fui impresionado por un comentario reciente de un ministro cuando él dijo que de todas las ciudades en las que ha trabajado como evangelista. Nashville mostro ser que  tiene menos prejuicios, y el sintió que mucho de este trabajo fue causado por la influencia de la escuela y sanatorio en Madison, y la cafetería y cuartos de tratamientos en la ciudad. Hemos sido dichos que la obra medico misionera debe ser la puerta de entrada de la verdad en las grandes ciudades.

Así como este trabajo ha continuado en Nashville, la ciudad que es el campo natural de las actividades de la escuela de Madison, cafeterías y cuartos de tratamientos han sido abiertas en otras ciudades del sur, en su mayoría por estudiantes. En numerables oportunidades este trabajo se desenvuelve en la cooperación de la iglesia local, y son una demostración para los miembros laicos del trabajo que ellos pueden hacer con la bendición del Señor un con bases de sostén propio. Es la labor y el privilegio de la escuela de sostén propio ayudar a la iglesia y también a sus estudiantes en asuntos de entrenamiento para una mejor eficacia en el Servicio Cristiano.

Recuerdo muy bien el tiempo cuando en nuestro trabajo educacional nos quebrábamos la cabeza para encontrar trabajo para los estudiantes, a veces aun solicitábamos posiciones en familias externas para algún joven digno en busca de su educación, Hoy la situación  se ha dado vuelta. Madison provee de trabajo cerca de ciento cincuenta estudiantes, y aun le falta más ayuda para los departamentos con las labores de los estudiantes. Se necesita hombres en la escuela más que dinero, y entonces pusimos un extra sobre los estudiantes de sostén propio. Le cobrábamos el doble a un estudiante que prefería pagar con efectivo que trabajar, porque no podemos contratar suficiente ayuda con su dinero para hacer el trabajo de tal estudiante.

Una cosa que no puedo fallar al comentar: si la escuela encontrara su camino y el camino de los estudiantes en la industria, es necesario hacer cambios radicales en el programa diario. El programa en la escuela no de trabajo manual puede llenar las horas con recitaciones en el aula alternada con horas de estudio. Pero una escuela que da oportunidad de trabajo para sostén propio debe adaptar el programa que admita periodos irrompibles de horas para el trabajo manual. El quipo debe estar en uso todo el día, todas las actividades en la finca deben de ser continuas, las cafeterías necesitan trabajadores por bastantes horas. La operación en el sanatorio demanda lo mismo. Estos han guiado a que ajustemos el trabajo y programa de estudio, para que los estudiantes puedan tener un bloque sólido de tiempo cuando otro grupo de estudiantes están haciendo trabajo en el aula y estudiando. Entonces la tripulación o cuadrilla, cambiaban posiciones. Cada estudiante alternaba días de trabajo con días de actividades en el aula.

Es interesante encontrar cuando el acta de Smith-Lever es puesta en operación, el plan de estudio y trabajo fue planteado por lo que siguió Madison por años. Es un plan que prueba ventajas donde sea el laboratorio o el método de proyecto de enseñanza es aplicado. Es esencial cuando el elemento de apoyo estudiantil es agregado a estos métodos de enseñanza modernos.

En todo nuestro trabajo educativo debemos tener en vista los campos misioneros. La salud es uno de los primeros esenciales. La obra manual tiene su lugar en el currículo, nosotros tenemos una manera natural para probar la fuerza y salud de los estudiantes. Nosotros debemos permitir que el estudiante entienda que si él no puede mantener el programa manual, no está físicamente capacitado para el campo extranjero. Nuevamente, el programa de trabajo manual en la escuela de entrenamiento es la mejor manera para construir la condición física de los estudiantes. Es un preservador de salud, productor de salud, y un gran moralizador.

También hay desarrollos mentales que siguen al trabajo manual en la educación que son necesarias en la vida futura de los misioneros. El trabajo manual conducido correctamente, desarrolla el espíritu de economía, paciencia, tacto al tratar con las personas, adaptabilidad, fe, coraje, resistencia. En las palabras del espíritu de profecía, va a “darles un lugar” en el campo de labor donde sean llamados.

Un estudiante energético puede, durante el año escolar de cuarenta y ocho semanas, ganar sus gastos escolares y al mismo tiempo llevar sus trabajos de clase, y recibir un año completo de créditos escolares reconocidos.
Las personas que entran en contacto con nuestra escuela regularmente se sorprenden del volumen de negocios hechos por la institución. Mientras es una escuela, es también un negocio y los estudiantes están activos en negocio. Ellos son socios en el crecimiento de la planta que maneja miles de dólares de ganancia  al mes.

Algunos pueden estar interesados en los detalles de remuneración para los estudiantes. Algunos años atrás decidimos sobre una política semejante al viejo sistema de barter. A cambio del trabajo del estudiante, la escuela les daba sus gastos, renta, lavandería, de hecho todos los gastos menos  los libros y vestimenta. A pesar de las fluctuaciones en los precios de trabajo y comida en el mundo, la escuela ha mantenido lo que consideramos un balance justo, permitiéndole al estudiante obtener sus gastos.

Por su labor, los estudiantes reciben crédito por hora. Algunos son emprendedores más que otros, y más de lo que son permitidos. Sin embargo estudiantes en entrenamiento del trabajo misionero necesitan aprender que el salario que uno gana no es tan importante como su desarrollo en espíritu de ayuda hacia la institución, hacia el trabajo misionero con el que estará conectado durante su vida. La escuela no es un comercial frívolo. Ha sido creado y mantenido por el gran sacrificio departe de los maestros. El equipo ha sido un regalo de amigos, y la operación de la escuela depende de la cercana cooperación de estudiantes y maestros. El estudiante necesita aprender que debe producir más que el consume. Si él tiene lo necesario para vivir durante el entrenamiento, eso es suficiente. El se va de la institución sin deuda, y con el espíritu de entregar su tiempo y habilidad a la institución con la cual estará conectado después de que su entrenamiento haya terminado. Tales estudiantes servirán en campos misioneros con menos desembolso que otros trabajadores.

Una escuela que provea sostén propio a sus estudiantes es una institución de crecimiento, y debe agregar a su equipo frecuentemente. Una escuela que dé a sus estudiantes la oportunidad de ganar su camino, no debe pedir fondos de sus ganancias para la compra de nuevo equipo. Si la escuela puede mantener el equipo de trabajo manual, y estar fuera de deuda, y mantener su eficiencia, tendrá poco problema para conseguir ayuda financiera en forma de donaciones dadas por amigos para nuevas facilidades.

La precaución es necesaria, sin embargo, en el desarrollo de departamentos de entrenamiento manual, a menos que sea conducido al valor comercial en su mayoría. Cuando el espíritu de comercialismo toma posesión de cualquier departamento de entrenamiento manual, mataría la eficiencia del departamento en el entrenar trabajadores para la cosechar del campo. Desarrollemos esas industrias que el señor ha dicho que deben ser operadas por miembros de la iglesia, tales industrias como estudiantes pueden desarrollar en sus iglesias en la que crecieron, después de salir de la escuela, las industrias que pueden ser llevadas por nuestra gente mientras ellas dan el evangelio al mundo.

Pablo era un misionero de tipo sostén propio. El hacia tiendas de campaña como medio de supervivencia, pero él no pretendió competir con los hacedores de tiendas en este tiempo. El no hacia las tiendas de campaña por el dinero que podía hacer, sino para su propio pan y vestimenta, para no depender de los nuevos creyentes para estas necesidades. En nuestra educación de industria debemos conducir los departamentos de entrenamiento manual para enseñar a los estudiantes a cuidar de sí mismos- para proveer la comida que coman, la ropa que vistan, la casa en la que habitan. En adición a esto ellos deben de ser capaces de cuidar de sí mismos y de otros en caso de enfermedad. Preocupémonos, entonces, esas industrias en nuestras escuelas de entrenamiento manual, las cuales entrenaran a los estudiantes para proveer las necesidades más aquello que los capacita para hacer a otros confortables en salud y en enfermedad. Entonces ahora ellos estarán listos para ir dentro de las iglesias y enseñar a otros a hacer estas cosas para el cual nuestra religión está equipada, tales como alimentar a las personas las comidas adecuadas, y el cuidado de los enfermos.

El juicio debe ser utilizado para no pretender industrias que están mas allá de la capacidad de los estudiantes, o que requiere mucho tiempo en atender un conocimiento. El mundo está ayudando en la solución de este problema. Instrucciones intensivas en cortos cursos están siendo dadas en muchos lugares para alcanzar las demandas de los hombres en el mundo. Los Knights de Columbus y la asociación cristiana de jóvenes están llevando a cabo líneas de instrucción en entrenamiento industrial en el cual en 6 semanas prepararan al hombre para un trabajo, y luego el continua su educación mientras mantiene el trabajo. Debemos hacerlo igual.

Como algunas figuras pondrían esta pregunta de estudiante e institución de sostén propio en manera clara en nuestras mentes: el promedio anual de gastos por estudiante en nuestras escuelas es de $250 a $300. Madison tuvo 150 estudiantes el año pasado quienes obtuvieron su camino por el trabajo. Si los estudiantes hubieran pagado efectivo ellos hubieran aportado $35,000. Ellos ganaron esta cantidad mientras obtenían su entrenamiento misionero. Consideramos una parte muy valiosa para su educación.
Los veinticinco empleados de Madison, si reciben el salario promedio de maestros, consumirían un salario de $25,000 haciendo un total de $60,000.

La entrada de Madison por las industrias el año pasado fue de $75,000 aproximadamente $65,000 de los cuales vinieron a la institución como efectivo del mundo a través del sanatorio, cafetería, y otras áreas desarrolladas por los estudiantes en labor. Esta institución le dio a sus estudiantes su pensión y renta de dormitorio y su instrucción y a los estudiantes un hogar humilde, además de un dinero para diezmo y ofrendas, etc. Para lo local y las causas generales. El mantenimiento de la planta se mantuvo y algunos equipos nuevos fueron agregados.

Estas figuras nos indican que los estudiantes y maestros, cooperando, han traído más del doble de lo que loes estudiantes hubieran pagado en efectivo.

Cuando el hábito de sostén propio ha sido formado en las estudiantes durante su vida escolar, nosotros cosechamos los resultados en las instituciones misioneras de sostén propio, tales como escuelas rurales y centros médicos misioneros. En el sur hay más de 200 trabajadores de esta clase, aparte de los que están en la escuela de Madison. Estos 200 trabajadores con un salario de $500 al año traerían $100,000 anualmente. Yo creo que si ellos no pueden sostenerse a sí mismos, sería una carga demasiado pesada para dar su apoyo a la causa.

Es a traves de resolver este problema en nuestras instituciones educativas que los laicos de esta iglesia se unirán con el ministerio en proclamar el último mensaje al mundo, entonces vendrá el fin. Esta idea es claramente presentada por la hermana White en el siguiente modo:

Las estudiantes han sido enseñadas a cosechar sus propios cultivos, a construir sus propias casas, y cuidar cuidadosamente por el ganado y las aves de corral. Han estado aprendiendo a ser de sostén propio, y un entrenamiento más importante que este no puede ser recibido…a esto se le agrega el conocimiento de cómo tratar al enfermo y el cuidado del herido. Este entrenamiento para la obra medico misionera es uno de los grandes objetivos para los que cualquier escuela puede ser establecida…. La clase de educación dada…. Es tal que es considerada un tesoro de gran valor por aquellos que tomar el trabajo misionero en tierras extranjeras. Si mucho más en otras escuelas estuvieran recibiendo un entrenamiento similar nosotros como personas seriamos un espectáculo para el mundo, para los ángeles y para los hombres. El mensaje seria rápidamente llevado a cada país y almas que ahora están en la obscuridad serán traídas a la luz. Entonces la luz de la verdad será llevada en manera simple y efectiva, y un gran trabajo seria logrado por el Maestro en poco tiempo.” Appeal for Madison School
 
Top